Archivo de la etiqueta: talento

Zakarías Zafra Fernández y el futuro de la literatura en el occidente del país

Cuando le preguntamos, al poeta de veintiséis años, oriundo de Barquisimeto,  cómo se describe a sí mismo, nos dijo: Como un músico de oído: pura intuición y empecinamiento. 

IMG_20150423_190604

Conocer a Zakarías Zafra Fernández es, sin duda, conocer a uno de los protagonistas de novísima poesía venezolana; tanto por su poética, que se enciende en las palabras como fósforo inagotable o un bramido de dolor que se aferra a la vida; como su ejemplar personalidad, de consistencia almada, que nos hace ser testigos de un ser extraordinario en su estado dócil y en cierne. Una sensación igual, debió trasmitir a quienes lo conocieron, Vicente Gerbasi, durante su juventud; porque curiosamente, el libro Al otro lado de la vía oscura, publicado por Ediciones del Movimiento, en su Colección Volante; es un canto en voz alta a la paternidad y a la condición de hijo: esa relación desafortunada en las voces poéticas de Venezuela, que hoy se replica en Zakarías Zafra Fernández, con una novedosa complejidad del lenguaje; que lo hace dócil a la mentes exquisitas.

Su experiencia como promotor cultural lo ha llevado a dirigir los destinos de la cultura del municipio capital de la ciudad de Barquisimeto, junto al alcalde Alfredo Ramos, en la dirección del General del Gabinete de Cultura, Turismo y Recreación; que le ha permitido desarrolla una experiencia inédita en el país llamada Slam Poético Barquisimeto, con el apoyo del sector público y privado de la ciudad. Otra evidencia de los nuevos causes que cruzan la literatura venezolana: los jóvenes poetas se quedan en sus ciudades para construir la sociedad lectura y sensible que necesitan para sus obras; al contrario de la migración de escritor hacia la capital que se experimentó durante las primeras tres cuartas partes del siglo pasado.

Su reciente poemario Al otro lado de la vía oscura, fue presentado el pasado 23 de abril, Día Internacional del Libro, en la Librería Lugar Común, de la ciudad de Caracas, con palabras del gran poeta venezolano Alfredo Chacón. Y continuara siendo presentado en el resto del país; primero el 16 de mayo en Barquisimeto, y juego el 16 de junio en la ciudad de Maracaibo, durante la realización de la II Semana Zuliana de la Narrativa.

Zakarías, respondió a nuestro cuestionario, para darnos una muestra breve de su pensamiento poético.

Portadilla Al otra lado de la via oscura

  1. ¿Cómo te describirías literariamente hablando?

Como un músico de oído: pura intuición y empecinamiento.

  1. ¿Crees que tu escritura tiene alguna utilidad?

Más allá de ayudarme a mí a recoger los vidrios, lo desconozco.

  1. ¿Qué razón te motiva a escribir?

El saber que todas mis ambigüedades y fragmentaciones tienen un sentido, me crean un propósito.

  1. ¿Qué sientes al ponerle punto final a una obra?

Una satisfacción maternal, con algo de poscoito y contemplación.

  1. ¿Qué es lo más difícil de ser un escritor?

Dejar de serlo para empezar a escribir de verdad.

  1. ¿Cómo descubriste que serías escritor?

Mirando atrás, encontrándome con todo lo que había escrito a los dieciséis años entre la timidez y el guayabo.

  1. ¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir?

Nada en especial: encerrarme, procurar el silencio y releer.

  1. ¿Qué te inspira?

Yo diría que la colisión constante entre la ciudad, la mujer, la política y la cultura.

  1. ¿Cuáles son escritores o libros que más te han influenciado para escribir?

Rafael Cadenas, Carlos Monsiváis, Jorge Luis Borges, Denzil Romero.

  1. ¿Con cuál libro te iniciaste en el hábito lector?

Con El príncipe feliz de Oscar Wilde, cuando era pequeño. Luego abandoné y volví con Poda, de Andrés Eloy Blanco, cuando era adolescente.

  1. ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

Pienso en La insoportable levedad del ser, por las resonancias que tuvo en mi vida cotidiana en aquel momento en que lo leí.

  1. ¿Cómo ves el panorama literario en Venezuela hoy día?

La literatura venezolana, así como la música y me atrevo a decir que el resto de las artes, está pasando por un gran momento. Y hablo desde la perspectiva de la creación, con obras cada vez más interesantes, ricas, profundas, y de la lectura, que trae un ánimo creciente y vivo. Novísimos, inéditos y consagrados se están dando encuentro en un “campo literario” (como dice Bourdieu) que no ha hecho otra cosa que ensancharse y enriquecerse. Creo que todos los desafíos que la realidad del país les presenta a los escritores (y a los artistas) los han invitado a la creatividad, a la experimentación, a una mayor exigencia. Editoriales independientes, autoediciones, librerías con programación artística permanente, también han ayudado mucho a este fenómeno de conocernos, escucharnos y leernos.

 

  1. ¿Qué libro le recomendarías leer a Dios?

En qué creen los que no creen, de Umberto Eco y el Obispo de Milán.

  1. ¿Qué libro le recomendarías al presidente de la república?

Una antología de la poesía francesa que hizo Georges Pompidou, a ver si agarra ejemplo y se anima.

  1. ¿Quién es el escritor contemporáneo de Venezuela que recomendarías leer?

Roberto Martínez Bachrich.

  1. ¿Qué libro no has podido terminar de leer?

2666, de Roberto Bolaño. Era prestado y no me dio tiempo de terminarlo (tampoco sé si hubiese podido hacerlo).

  1. ¿Tienes algún mensaje para los jóvenes que se inician el camino de escritura?

Iniciarse también en el camino de la corrección.

  1. ¿Antes de morir, qué logro en literatura quisieras tener?

Volver a mirar atrás y conseguir una obra en pie que me despida, que diga mi nombre cuando estén a punto de olvidarlo.

  1. ¿Has tenido alguna experiencia erótica (excitación) con la lectura? ¿Qué libro?

Cuando leí Casas muertas en tercer año de bachillerato. Hubo algo con las manos de Carmen Rosa que me inquietó.

  1. ¿Qué opinión te merece el Movimiento Poético de Maracaibo?

Es una iniciativa literaria y cultural valiosísima, exitosa, coherente, digna de ser replicada en otras ciudades del país.

 ZakariasZafra

Zakarías Zafra Fernández (Barquisimeto, Venezuela. 1987)

Escritor, músico y gestor cultural. Coordinador General del Gabinete de Cultura, Turismo y Recreación de la Alcaldía de Iribarren y profesor de Estética en la Universidad Centrooccidental Lisandro Alvarado (UCLA-Decanato de Humanidades y Artes). Es autor de los poemarios Quinquenio (2009), El bemol de los latidos (2011), Al otro lado de la vía oscura (2015, Ediciones del Movimiento), y del libro de cuentos cortos Blanda intuición de párpados (2014). En 2012 resulta ganador del concurso nacional “Découverte de la Francophonie”, otorgado por la Embajada de Francia en Venezuela.

Actualmente es productor y conductor del programa radial Sonidos de Vanguardia (Fama 98.1FM-Circuito Éxitos), co-fundador del Slam Poetry Barquisimeto y articulista del diario El Nacional. Obtiene en 2013 una Especialización en Periodismo y Ciencias de la Información (Universidad Miguel de Cervantes, España) y es tesista de la Maestría en Literatura Latinoamericana (UPEL).

Su trabajo literario inédito abarca la narrativa breve, el ensayo y la dramaturgia.

“Soy como un mar de noche”: Jósbel Caraballo Lobo una voz prometedora de la poesía venezolana

Cuando le preguntamos, ¿Cómo te describirías literariamente hablando? “como un mar de noche”, fue la respuesta del joven poeta venezolano oriundo de La Guaira, la única ciudad de Venezuela que ha sentido la furia del mar. Su tiempo lo comparte entre su profesión como ingeniero en sistemas, su pasión como actor teatral y la corrección de sus varios poemarios inéditos. Tras acudir la primera Recepción de Manuscritos de Ediciones del Movimiento en 2014, su obra “El olor de otras palabras” fue seleccionada para editarse en la Colección Volante, donde se agrupan las nuevas y talentosas voces de la poesía venezolana de la segunda década del siglo XXI.

autor

Su poesía, provista de un tanto de mística y otro tanto de urbanidad, es el ejemplo perfecto del auge la novísima poesía venezolana. Es un joven que afirma ante la pregunta: ¿Qué es lo más difícil de ser un escritor? “Las dudas. En el arte y en la literatura sólo hay viento en contra”. La nueva generación de escritores venezolanos, signados por inseguridad, la discriminación política,  el alto costo de la vida, se enfrentan a la realidad poética con los mismos recursos que han adquirido de la habitualidad, la fe en la supervivencia. Así en el último poema de su libro “El olor de otras palabras” que se presentará el próximo 23 de abril, Día Mundial de Libro y el Idioma, en la Librería Lugar Común, frente a la Plaza Francia en municipio Chacao; con palabras de presentación del gran poeta venezolano Alfredo Chacón.

Portadilla - El olor de otras palabras

“EN EL DESEO de relatar noches inversas
desnudo el canto de lo proscrito en la memoria del fantasma: una suerte de lámparas que enlutan el ensueño

Borracho de las páginas de tu niñez (que tanto bebí sin encontrarte)
piso tus sábanas hasta mis cuencos
narro el juguete que en tus ojos fue escritura, torturando árboles en medio del aguacero

Cuando la pluma vuelve su prisa hacia la muerte del uniforme que más odié
el hastío disfraza una extinción / borra las luces del semáforo
y entonces lo sabes: éramos años fumando un viejo amor, un resplandor sin horas.”

Siendo original de La Guaria, estado Vargas, pertenece a la primera generación de escritores venezolanos que crecieron a la sombra de la desgracia natural más grande de nuestra historia nacional, como protagonista y sobreviviente de una catástrofe natural que para muchos guarda un significado premonitorio de la debacle y social que sufre hoy el país entero: Del deslave de 1999 recuerdo un éxodo de cuatro días, mi hermano mayor ayudando a mamá a trasladar a mi hermano menor y una constante sensación de pérdida. Yo tenía 13 años. Si bien, estaba con mi familia, tenía pocas noticias de tantos seres queridos. No sabíamos del futuro inmediato, y era extraño cómo los demás sólo veían en nosotros la orfandad. A donde llegábamos, nos preguntaban cosas y era un siempre repetir lo sucedido. Fue la primera vez que sentí que había quedado algo atrás, en blanco. Además, se partía un siglo y un milenio. Mamá nos dijo: “Dios proveerá”, y así fue. Desde entonces, todo se partió en dos. Incluso mi hogar. Allí comenzó mi adolescencia. Dejé atrás la fuente de mi escritura y empecé a vivir la novedad que me trajo hasta acá”.

 vargas

Jósbel Carabollo Lobo, también respondió a nuestro cuestionario, para dar a conocer parte de su pensamiento literatura y sus impresiones sobre el mundo de la lectura:

  1. ¿Crees que tu escritura tiene alguna utilidad?

Quiero creer que es así. Hoy, vivimos un desgaste que cada escritor, cada artista, ha querido testimoniar desde su rincón. Exponemos nuestras presencias con la ambición de que otros las hagan suyas. Si ocurre esa simbiosis; si esto que nos expone, es capaz de despertar, de resurgir en los demás, entonces hay utilidad.

  1. ¿Qué razón te motiva a escribir?

Hay un dictado perenne que no sé apaciguar. Siendo un adolescente empecé a registrar mis frustraciones, mis fragilidades; y en algún instante, tuve la sensación de que esos primeros trazos podrían esbozar también las sensibilidades de otros. Luego el amor, la impotencia, el mar; a través de una voz que me fue concedida. De pronto, sea la sensación de que mis signos dejen de ser sólo míos, lo que me impulsa a volver.

  1. ¿Qué sientes al ponerle punto final a una obra?

Me preocupa, porque en cada nueva lectura, corrijo. No puedo estar conforme. Hace unos años leyendo a Roberto Mussapi, tomé para mí la lección de que un libro es en realidad un solo poema. Siempre estoy buscando ese poema. Mientras más leo, menos a gusto estoy con mis libros. Por eso no busco el punto final: sucede.

  1. ¿Cómo descubriste que serías escritor?

Tal vez ante la ocasión de leer un texto que acababa de escribir y percibir que aquello se desprendía de mí, y empezaba a tener vida propia.

  1. ¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir?

No, quisiera tenerla. Aunque corrijo mucho, dudo mucho cuando produzco textos nuevos.

  1. ¿Qué te inspira?

Este país me inspira. Sus derrotas, sus desdichas. Mi novia saliendo a marchar entre miles de estudiantes. Saber que no hay diferencia entre nuestros desamparos y los de una patria que es cada vez menos. La impotencia. Ser un empleado que escribe códigos durante el día y da el uno por ciento más al final de la noche para leer un poema o una obra de teatro, me inspira para continuar, para anotar aquí o allá algún signo que me sea dictado.

  1. ¿Cuáles son escritores o libros que más te han influencia para escribir?

Dependiendo del interés en determinados tiempos. Yo hablaría de páginas. Hay textos de Juan Ramón Jiménez, Vicente Huidobro y Eugenio Montejo, que son ya necesidad. Cuando me atreví a escribir, llevaba siempre conmigo a Vicente Gerbasi y a Roberto Juarroz. Llegaron también Paz Castillo, Alberti, Kavafis, José Ángel Valente, Mussapi. Me han aleccionado, la exactitud de Ana María Del Re, la amplitud de Juan Manuel Roca, la cercanía de Andrés Eloy Blanco, el riesgo de Joaquín Sabina… Nombrar trae consigo lo incompleto. Puedo decir que en tiempos recientes me interesaron Miguel Florián, Olga Orozco, Humberto Díaz Casanueva… Los ensayos de Octavio Paz son insuperables.

  1. ¿Con cuál libro te iniciaste en el hábito lector?

Humor y Amor de Aquiles Nazoa.

  1. ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

No sé si tenga un libro favorito. Platero y Yo, posiblemente sea el libro al cual haya regresado más. El color de esa inocencia que es mi patria, y que reside con mucha intensidad en mi infancia, puede vislumbrarse impetuosamente desde allí. El Bhagavad-gita Tal Como Es, de A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada es obligatorio desde hace unos años. No tengo otro asidero en mi búsqueda espiritual.

  1. ¿Cómo ves el panorama literario en Venezuela hoy día?

Me gusta saber que haya tanta gente escribiendo, aunque mis posibilidades de leer siquiera un porcentaje decente de ese cúmulo, no sean las mejores. Internet permite acceder a ciertos contenidos que amablemente colocan los autores, y esto hace que al menos lleguen las noticias y que algún sabor nos quede. Sé que hay riesgo, y es importante.

  1. ¿Qué libro le recomendarías leer a Dios?

Algo de Shakespeare, ¿Hamlet?

  1. ¿Qué libro le recomendarías al presidente de la república?

Los textos teatrales Ubú Rey, de Alfred Jarry o Un Enemigo del Pueblo, de Henrik Ibsen. Algunos quisieran que él leyera ¿Duerme Usted, Señor Presidente?

  1. ¿Quién es el escritor contemporáneo de Venezuela que recomendarías leer?

Me vienen a la mente la poesía de Santiago Acosta y el teatro de Oswaldo Maccio.

  1. ¿Qué libro no has podido terminar de leer?

Recientemente dejé por la mitad El Don del Águila de Carlos Castaneda. Sucedió que por no leer los libros previos no podía avanzar. Sin embargo, los conceptos que allí desarrolla son magníficos.

  1. ¿Tienes algún mensaje para los jóvenes que se inician el camino de escritura?

Que sean jóvenes. Y que vivan. Recientemente me preguntaba un amigo si estaba escribiendo. Le dije que poco. Me respondió: usted está viviendo, poeta.

  1. ¿Antes de morir, qué logro en literatura quisieras tener?

Que me hayan leído. Con sinceridad, sin complacencia.

  1. ¿Has tenido alguna experiencia erótica (excitación) con la lectura? ¿Qué libro?

Sí, absolutamente con El Amor En Los Tiempos del Cólera.

  1. ¿Qué opinión te merece el Movimiento Poético de Maracaibo?

El interés que tiene el Movimiento en inventar un epicentro para la poesía venezolana, con ese empeño de publicar, de mantener un festival; es el cariño más grande que se le hace a la literatura en nuestro país. Particularmente, me llena de mucho optimismo. La era digital ha maltratado mucho la cultura del libro, y sin embargo, vemos cómo el Movimiento se empeña en editar decenas, entre tanta crisis de papel, de lectores. No conforme con eso, veo que hay una irradiación, y eso alegra aún más. Ya estamos viendo al Movimiento en Caracas, en Miranda. Es encomiable, un verdadero ejemplo.

 nombre espiritual

Jósbel Caraballo Lobo (La Guaira, 1987).

Ingeniero de Sistemas (UNEXPO-LCM, 2010), poeta, actor. Participante de la II Edición del Taller Juegos Para Un Montaje Teatral (Taller Experimental de Teatro, 2012-2013), y del Taller Nacional de Teatro (Fundación Rajatabla, 2014-2015). Algunos de sus poemas fueron publicados en la revista Estelas, del Grupo Literario Nosotros, y en la antología Poetas de Vargas, Tomo I (Alcaldía del Municipio Vargas, 2008). Ganador del Primer Premio de Poesía Juan José Breca con el poemario En la hendidura (Grupo Literario Nosotros, 2011). Mantiene inéditos los libros: Zona en reclamación, Entre tu boca y la palabra, Mientras mayo te acaricie, A la sombra de las puertas, Febrero.           

Lo Breve, primer poemario de Gabriel García será publicado por Ediciones del Movimiento

Dice: “Cuando intento describirme de manera literaria, me describo como un poeta breve, que tiene mucho que decir pero se reta cada día a explotar de tal manera el lenguaje que no quede nada y a la vez, todo quede dicho. Creo que sería una especie de “brevísimo poeta” sumido además en el lenguaje directo y sin mucho adorno”

El joven nacido en Maracaibo, que hoy junto a su esposa e hijo reside en Buenos Aires, contestó a nuestro cuestionario para dar a conocer su parte de su vida interna como escritor, en las vísperas de la publicación de su primer poemario “Lo Breve” en la Colección Volante de Ediciones del Movimiento.

Portadilla - Lo breve

  1. ¿Crees que tu escritura tiene alguna utilidad?

Creo que toda escritura tiene una utilidad, incluyendo la mía. Los poetas, los narradores, cuentistas, prosistas y demás cultores de la palabra muchas veces escribimos sin entender ni siquiera luego de ver la obra publicada la utilidad, sin embargo la utilidad se la asigna cada lector, cada uno de ellos decide hacer con nuestros textos los que les dé la gana, algunos fornican leyendo poesía, otros se duermen y otros simple mente se limpian el culo, para eso, también es útil.

  1. ¿Qué razón te motiva a escribir?

La única razón que me motiva a escribir es que de entre todas las cosas que podría saber hacer y decidir no hacerlo, no entra escribir. Es un asunto de que sin siquiera saber cómo hacerlo, escribía. Gracias a eso fui aprendiendo y mejorando, fui pichón de director de orquesta, fui violinista, guitarrista, intento de pianista, periodista de profesión, productor, director de cortometraje, fui mujeriego. Todo lo que fui, dejé de serlo cuando quise y mientras superaba cada etapa, la escritura siempre estuvo ahí como una mujer antojosa y malcriada que me puteaba cada vez que me hacía el loco y la abandonaba.

  1. ¿Qué es lo más difícil de ser un escritor?

Lo más difícil de ser un escritor, es ser un escritor. Lo que conlleva serlo, implica luchar contra todo un mundo que cree ser diferente a como lo pensamos, por lo tanto, se trata de navegar en un mar de objetivismos y uno no tiene más nada que una canoa de subjetivismos para defenderse. El escritor literario termina luchando contra ser “normal” y no matar su arte en el intento.

  1. ¿Cómo descubriste que serías escritor?

Me tomó más de 10 años, para mí la escritura siempre fue un hobby intenso, una especie de pasatiempo que me ocupaba gran parte del tiempo. Apenas hace meses con mi salida del país, me di cuenta en Buenos Aires, que todos los caminos me llevaban a enseriar mi destino escritor, podría contarte los currículos y postulaciones a trabajos comunes de empleado que han sido un fracaso en este tiempo, en cambio, cuando se trata de publicaciones y reconocimientos es otro cuento, así que me dije ¿Y entonces? Al parecer el hobby se me volvió profesión.

  1. ¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir?

Rutinas pocas, no soy un hombre rutinario, pero si preciso ciertos elementos a la hora de escribir, por ejemplo música, si es posible con audífonos que me exploten los tímpanos, es una manía de toda la vida escribir, estudiar o concentrarme con todo el ruido y las distracciones posibles. La música es mi contacto con lo elevado, entonces necesito algo que me haga tocar tierra repentinamente, para eso está el té o el mate, me sirve para regularme y al final, antes de todo eso, es importante para mi tener una dosis de mundo, eso lo logro revisando noticias, redes sociales, hablando, riéndome, necesito de humanidad.

  1. ¿Cuáles son escritores o libros que más te han influencia para escribir?

Hablando contra todo ideal poético y literario para muchos, el primer poema que me dio un cachetón e hizo proponerme escribir las primeras líneas fue el poema “Viceversa” De Mario Benedetti, así que este podría ser el primer poeta que realmente me hizo ver la luz, sin embargo la búsqueda te hace conocer. Para resumir lo pongo así, de Benedetti encontré la simpleza del lenguaje, a Rafael Cadenas y a Massiani le debo lo breve de mis textos y a Luis Alberto Crespo la necesidad de tener finales avasallantes, después podemos sumar la composición compleja y delirante de Girondo, la rebeldía de Bukowski y de Miyó Vestrini, la sobriedad empalagosa de Sabines. Nicanor, Rodolfo Walsh, Pedro Elías con su Lucerna, Willian Ospina, Norberto José Olivar, Goldberg y un país de escritores enteros.

  1. ¿Con cuál libro te iniciaste en el hábito lector?

Buscando la raíz, me encuentro a mi tía Mercedes Mireya usándome de bufón de visitas haciéndome leer a los cinco años el periódico del día frente a los invitados, ella, amante de la literatura se sentía orgullosa pues a esa edad leía fluido, distinto al promedio de los niños. Mi madre le mentó la madre a la profesora del colegio que aseguraba yo no poder leer fluidamente, sin embargo nunca me había puesto a leer. El primer libro que recuerdo fue “El coronel no tiene quien le escriba” de García Márquez, un librito amarillento y flácido que me encontré entre las pertenencias de quién ahora es mi padre asignado por la vida, Humberto Carruyo.

  1. ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

Lo único favorito que tengo es el color verde, de resto todo varía y cambia por épocas, sin embargo si es por nombrar alguno, debo decir que “El amor las mujeres y la vida” de Benedetti es un libro que me disfruté hasta la médula y aunque no lo tengo en mis manos, lo sigo buscando cada vez que puedo en mi memoria.

  1. ¿Cómo ves el panorama literario en Venezuela hoy día?

Creo que la necesidad de decir tantas cosas que se han dejado de decir en años, está levantando una generación de escritores que quizás hoy no dan campanazos a nivel mundial, pero creo que somos todos una nueva escuela que será recordada con nombre propio por lo que estamos haciendo y haremos mientras crecemos.

  1. ¿Qué libro le recomendarías leer a Dios?

Toca el piano borracho como un instrumento de percusión hasta que los dedos te empiecen a sangrar un poco” de Charles Bukowski. Porque le hace falta.

  1. ¿Qué libro le recomendarías al presidente de la república?

Le recomendaría leer País Portátil, porque ellos asumieron ese libro como bandera de lucha contra el sistema, pero no han entendido que ahora ellos, son el sistema.

  1. ¿Quién es el escritor contemporáneo de Venezuela que recomendarías leer?

Gabriel Alejandro García Urrutia. A él.

  1. ¿Qué libro no has podido terminar de leer?

El Polvo de los Muertos” de Norberto José Olivar.

  1. ¿Tienes algún mensaje para los jóvenes que se inician el camino de escritura?

Sí, básicamente que se preparen a vivir la mayor experiencia de amor y tortura que conocerán.

  1. ¿Antes de morir, qué logro en literatura quisieras tener?

Quisiera morir entre mis libros, por lo tanto mi mayor logro es tener suficientes libros que cubran todo el espacio vacío que quedará en mi urna, porque pediré ser cremado.

  1. ¿Has tenido alguna experiencia erótica (excitación) con la lectura? ¿Qué libro?

Sí, una experiencia de excitación debido a la imaginación. El libro es “Morirse es una fiesta” de Olivar.

  1. ¿Qué opinión te merece el Movimiento Poético de Maracaibo?

¡Aplausos! Ellos nacieron por un motivo y básicamente es la de hacer el trabajo que los gobernantes no saben hacer y es dignificar la cultura y a los cultores, en este caso, a los poetas. Creo que la época absurda en la que cayó la poesía para que sea llamada hoy por hoy la “hermana menor” de la literatura debe terminar, y el Movimiento está dando en la tecla.

 11075046_10206244556776885_1410535528_n

Gabriel García. (Maracaibo, 1991)

Poeta, periodista. Ha sido director de portal web cultural “Zoom: Arte y Cultura”, administrador del portal literario tedeletras.blogspot.com. Resultó ganador del Primer Lugar de poesía Interuniversitario de la Universidad Católica Cecilio Acosta con el poema El Problema; ganador del Tercer Lugar del Premio Digital de Narrativa Breve “La Torre”; ganador de una Mención honorifica por el ensayo “La Venezuela Soñada” en el Concurso Nacional “La Venezuela soñada”. Fue participante del Taller permanente de Creación Literaria de la Universidad Católica Cecilio Acosta dirigido por la poeta Ana María Barrios y del Taller de Poesía Documental dictado por la poeta Jacqueline Goldberg.