Archivo de la etiqueta: Buenos Aires

Ricardo Montiel, en la misma ciudad, pero en la distancia. "Ciudad blanca sobre fondo blanco", su primer poemario.

El poeta maracaibeño, residenciado en Buenos Aires, se describe como un escritor “paciente pero insistente en la búsqueda por la unidad, es decir, por la imagen imposible que reúna los reversos simultáneos de la vida”.

Ciudad blanco sobre fondo blanco - Portada 02

El joven arquitecto Ricardo Montiel, comienza su carrera literaria, con un libro que, a juicio del comité de lectores de Ediciones del Movimiento, será del mismo tenor que Puerto de Escala, el primer poemario de Hesnor Rivera. Y aunque parezca sorprendente esta afirmación, la poética de Ricardo Montiel, posee una óptica renovadora para la ciudad de Maracaibo, a pesar de la distancia, y el autoexilio, que al que se ha sometido el autor.

Ciudad blanca sobre fondo blanco, es un poemario de alta factura, verso cuidado, sentido de exactitud; y un potencial hallazgo del sentir de ciudad, de la urbanidad exclusiva de Maracaibo y el trópico. La solaridad, el calor, cierto dejo de nostalgia, y el cuerpo definido de una voz poética, hacen del primer libro de Ricardo Montiel un escenario prometedor para la literatura zualiana y venezolana; con un atenuante: pertenece a la generación de escritores de la diáspora, según la categoría generada por la crítico Violeta Rojo.

La presentación de su libro tendrá lugar el jueves 18 de junio de 2015, en el marco de la II Semana Zuliana de la Narrativa, en el Museo Municipal de Artes gráficas “Luis Chacón”. Ricardo Montiel, respondió a nuestro cuestionario para dar a conocer parte de su pensamiento literario:

Ciudad blanco sobre fondo blanco - Portada con Solapas

  1. ¿Crees que tu escritura tiene alguna utilidad?

La tiene para mí. La tendrá para el lector que le encuentre algo movilizante, algo que por instantes acompañe sus pensamientos. La utilidad se suele asociar con el pragmatismo, con lo concreto, con lo justificable. Pero ¿Acaso no es útil el amor, aún siendo injustificable?

  1. ¿Qué razón te motiva a escribir?

La posibilidad de ser otro y que ese otro se adelante en mis atrasos.

  1. ¿Qué sientes al ponerle punto final a una obra?

Me inclino hacia la idea de que una obra se va construyendo en el tiempo. Intuyo que es mejor así… inasible, postergable… Te mantiene alerta, siempre en marcha, cargando con las mismas interrogantes y defectos, pero en marcha.

  1. ¿Qué es lo más difícil de ser un escritor?

Recuerdo un verso de Rubén Darío: “por un vasto dolor y cuidados pequeños”. Lo difícil (y lo terrible) son los cuidados pequeños.

  1. ¿Cómo descubriste que serías escritor?

Descubrí que quería escribir, y ahora que lo hago el deseo persiste como si jamás hubiera comenzado. De vez en cuando me pregunto: ¿Cuándo verdaderamente se es “escritor”? ¿Desde el momento que se piensa y prefigura una obra? ¿Desde el momento que se escribe y se publica? ¿O después de abandonar abruptamente el ingenio literario para ir a parar al este de África?

  1. ¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir?

Imagino. Escribo en libretas. Facturas. Servilletas. En horario de oficia. En el bus. En un bautizo… Luego me encierro por unas horas, y en reiteradas ocasiones lo que escribo nada tiene que ver con lo anterior, o sea, si bien es un ejercicio que considero necesario (aunque no lo controlo, es impulsivo) la transferencia no es directa, lo que hay, lo que se está fraguando, muta en organismos que no siempre sobreviven.

  1. ¿Qué te inspira?

Precisamente, porque nada me inspira…

  1. ¿Cuáles son los escritores o libros que más te han influencia para escribir?

Recientemente, Albert Camus, Octavio Paz, y Mario Santiago Papasquiaro.

De Papasquiaro (cofundador del Infrarrealismo mexicano junto a R. Bolaño) recomiendo Jeta de Santo y Aullido de Cisne, dos antologías que a García Lorca seguro le bajaba las medias.

  1. ¿Con cuál libro te iniciaste en el hábito lector?

El relato de un naufrago, de Gabriel García Márquez.

  1. ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

Tiendo más a favorecer  la biografía del artista que a su obra. Pensándolo bien, no lo llamaría favoritismo. Creo que es admiración profunda por el atrevimiento, por el riesgo, por el empeño, por la indiferencia ante la muerte.

  1. ¿Cómo ves el panorama literario en Venezuela hoy día?

Los derivados de la política son imanes colosales irrompibles. Pero veo un panorama estimulante.

  1. ¿Qué libro le recomendarías leer a Dios?

El diario de Adán y Eva, de Mark Twain.

  1. ¿Qué libro le recomendarías al presidente de la república?

En lugar de leer, le animaría a escribir una novela con título prestado, por ejemplo: En busca del tiempo perdido.

  1. ¿Quién es el escritor contemporáneo de Venezuela que recomendarías leer?

Al caraqueño Gustavo Valle.

  1. ¿Qué libro no has podido terminar de leer?

El Ulises de Joyce.

  1. ¿Tienes algún mensaje para los jóvenes que se inician el camino de escritura?

Fabriquen la espada y luego salgan a batallar. No a la inversa.

  1. ¿Antes de morir, qué logro en literatura quisieras tener?

Dejar el libro concluso.

  1. ¿Has tenido alguna experiencia erótica (excitación) con la lectura? ¿Qué libro?

Una vez, hace mucho, una muchacha me dio a leer maravillada una página de El libro de Manuel, de Cortázar. Recuerdo vagamente la imagen. Había una carpa (me viene azul), un tanteo de cuerpos, una erección a la intemperie… Confiado de que  aquel préstamo evidenciaba una inédita señal de seducción, tomé una hoja, y con palabras y frases sueltas de la susodicha página, armé una dedicatoria collage incoherótica que introduje en el libro ya cerrado. Días (u horas) después, cuando me propuse devolvérselo, la encontré mirando la televisión bajo el brazo peludo de un ex jugador de Rugby. Esperé varias semanas, hasta que un día le vi bajar las escaleras arrastrando una maleta. Nos despedimos como si nada. El libro lo metió como pudo en su mochila diminuta. Típica suerte de los objetos recordados a última hora. Y ya no supe más de ella.

  1. ¿Qué opinión te merece el Movimiento Poético de Maracaibo?

Fundar un movimiento literario en pleno siglo veintiuno es de valientes. Fundarlo en Venezuela, es epopéyico. Ojalá perdure y crezca. Por los siglos de los siglos.

 RICARDO MONTIEL_Foto

Ricardo Montiel (Maracaibo, Venezuela. 1982)
Poeta y escritor. Reside en Buenos Aires, Argentina, donde ha realizado cursos y talleres literarios. Es licenciado en Arquitectura por la Universidad del Zulia. Trabajó en el libro Eugene Plumacher, Memorias: Consul de USA en Maracaibo entre 1878 – 1910 (Ciudad Solar Editories y Acervo Histórico del Estado Zulia, 2003). Colaboró para medios impresos y digitales de Costa Rica, Venezuela y Argentina. Ciudad blanca sobre fondo blanco es su primer libro. Mantiene activamente su blog: www.paisessinnombre.wordpress.com

Lo Breve, primer poemario de Gabriel García será publicado por Ediciones del Movimiento

Dice: “Cuando intento describirme de manera literaria, me describo como un poeta breve, que tiene mucho que decir pero se reta cada día a explotar de tal manera el lenguaje que no quede nada y a la vez, todo quede dicho. Creo que sería una especie de “brevísimo poeta” sumido además en el lenguaje directo y sin mucho adorno”

El joven nacido en Maracaibo, que hoy junto a su esposa e hijo reside en Buenos Aires, contestó a nuestro cuestionario para dar a conocer su parte de su vida interna como escritor, en las vísperas de la publicación de su primer poemario “Lo Breve” en la Colección Volante de Ediciones del Movimiento.

Portadilla - Lo breve

  1. ¿Crees que tu escritura tiene alguna utilidad?

Creo que toda escritura tiene una utilidad, incluyendo la mía. Los poetas, los narradores, cuentistas, prosistas y demás cultores de la palabra muchas veces escribimos sin entender ni siquiera luego de ver la obra publicada la utilidad, sin embargo la utilidad se la asigna cada lector, cada uno de ellos decide hacer con nuestros textos los que les dé la gana, algunos fornican leyendo poesía, otros se duermen y otros simple mente se limpian el culo, para eso, también es útil.

  1. ¿Qué razón te motiva a escribir?

La única razón que me motiva a escribir es que de entre todas las cosas que podría saber hacer y decidir no hacerlo, no entra escribir. Es un asunto de que sin siquiera saber cómo hacerlo, escribía. Gracias a eso fui aprendiendo y mejorando, fui pichón de director de orquesta, fui violinista, guitarrista, intento de pianista, periodista de profesión, productor, director de cortometraje, fui mujeriego. Todo lo que fui, dejé de serlo cuando quise y mientras superaba cada etapa, la escritura siempre estuvo ahí como una mujer antojosa y malcriada que me puteaba cada vez que me hacía el loco y la abandonaba.

  1. ¿Qué es lo más difícil de ser un escritor?

Lo más difícil de ser un escritor, es ser un escritor. Lo que conlleva serlo, implica luchar contra todo un mundo que cree ser diferente a como lo pensamos, por lo tanto, se trata de navegar en un mar de objetivismos y uno no tiene más nada que una canoa de subjetivismos para defenderse. El escritor literario termina luchando contra ser “normal” y no matar su arte en el intento.

  1. ¿Cómo descubriste que serías escritor?

Me tomó más de 10 años, para mí la escritura siempre fue un hobby intenso, una especie de pasatiempo que me ocupaba gran parte del tiempo. Apenas hace meses con mi salida del país, me di cuenta en Buenos Aires, que todos los caminos me llevaban a enseriar mi destino escritor, podría contarte los currículos y postulaciones a trabajos comunes de empleado que han sido un fracaso en este tiempo, en cambio, cuando se trata de publicaciones y reconocimientos es otro cuento, así que me dije ¿Y entonces? Al parecer el hobby se me volvió profesión.

  1. ¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir?

Rutinas pocas, no soy un hombre rutinario, pero si preciso ciertos elementos a la hora de escribir, por ejemplo música, si es posible con audífonos que me exploten los tímpanos, es una manía de toda la vida escribir, estudiar o concentrarme con todo el ruido y las distracciones posibles. La música es mi contacto con lo elevado, entonces necesito algo que me haga tocar tierra repentinamente, para eso está el té o el mate, me sirve para regularme y al final, antes de todo eso, es importante para mi tener una dosis de mundo, eso lo logro revisando noticias, redes sociales, hablando, riéndome, necesito de humanidad.

  1. ¿Cuáles son escritores o libros que más te han influencia para escribir?

Hablando contra todo ideal poético y literario para muchos, el primer poema que me dio un cachetón e hizo proponerme escribir las primeras líneas fue el poema “Viceversa” De Mario Benedetti, así que este podría ser el primer poeta que realmente me hizo ver la luz, sin embargo la búsqueda te hace conocer. Para resumir lo pongo así, de Benedetti encontré la simpleza del lenguaje, a Rafael Cadenas y a Massiani le debo lo breve de mis textos y a Luis Alberto Crespo la necesidad de tener finales avasallantes, después podemos sumar la composición compleja y delirante de Girondo, la rebeldía de Bukowski y de Miyó Vestrini, la sobriedad empalagosa de Sabines. Nicanor, Rodolfo Walsh, Pedro Elías con su Lucerna, Willian Ospina, Norberto José Olivar, Goldberg y un país de escritores enteros.

  1. ¿Con cuál libro te iniciaste en el hábito lector?

Buscando la raíz, me encuentro a mi tía Mercedes Mireya usándome de bufón de visitas haciéndome leer a los cinco años el periódico del día frente a los invitados, ella, amante de la literatura se sentía orgullosa pues a esa edad leía fluido, distinto al promedio de los niños. Mi madre le mentó la madre a la profesora del colegio que aseguraba yo no poder leer fluidamente, sin embargo nunca me había puesto a leer. El primer libro que recuerdo fue “El coronel no tiene quien le escriba” de García Márquez, un librito amarillento y flácido que me encontré entre las pertenencias de quién ahora es mi padre asignado por la vida, Humberto Carruyo.

  1. ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

Lo único favorito que tengo es el color verde, de resto todo varía y cambia por épocas, sin embargo si es por nombrar alguno, debo decir que “El amor las mujeres y la vida” de Benedetti es un libro que me disfruté hasta la médula y aunque no lo tengo en mis manos, lo sigo buscando cada vez que puedo en mi memoria.

  1. ¿Cómo ves el panorama literario en Venezuela hoy día?

Creo que la necesidad de decir tantas cosas que se han dejado de decir en años, está levantando una generación de escritores que quizás hoy no dan campanazos a nivel mundial, pero creo que somos todos una nueva escuela que será recordada con nombre propio por lo que estamos haciendo y haremos mientras crecemos.

  1. ¿Qué libro le recomendarías leer a Dios?

Toca el piano borracho como un instrumento de percusión hasta que los dedos te empiecen a sangrar un poco” de Charles Bukowski. Porque le hace falta.

  1. ¿Qué libro le recomendarías al presidente de la república?

Le recomendaría leer País Portátil, porque ellos asumieron ese libro como bandera de lucha contra el sistema, pero no han entendido que ahora ellos, son el sistema.

  1. ¿Quién es el escritor contemporáneo de Venezuela que recomendarías leer?

Gabriel Alejandro García Urrutia. A él.

  1. ¿Qué libro no has podido terminar de leer?

El Polvo de los Muertos” de Norberto José Olivar.

  1. ¿Tienes algún mensaje para los jóvenes que se inician el camino de escritura?

Sí, básicamente que se preparen a vivir la mayor experiencia de amor y tortura que conocerán.

  1. ¿Antes de morir, qué logro en literatura quisieras tener?

Quisiera morir entre mis libros, por lo tanto mi mayor logro es tener suficientes libros que cubran todo el espacio vacío que quedará en mi urna, porque pediré ser cremado.

  1. ¿Has tenido alguna experiencia erótica (excitación) con la lectura? ¿Qué libro?

Sí, una experiencia de excitación debido a la imaginación. El libro es “Morirse es una fiesta” de Olivar.

  1. ¿Qué opinión te merece el Movimiento Poético de Maracaibo?

¡Aplausos! Ellos nacieron por un motivo y básicamente es la de hacer el trabajo que los gobernantes no saben hacer y es dignificar la cultura y a los cultores, en este caso, a los poetas. Creo que la época absurda en la que cayó la poesía para que sea llamada hoy por hoy la “hermana menor” de la literatura debe terminar, y el Movimiento está dando en la tecla.

 11075046_10206244556776885_1410535528_n

Gabriel García. (Maracaibo, 1991)

Poeta, periodista. Ha sido director de portal web cultural “Zoom: Arte y Cultura”, administrador del portal literario tedeletras.blogspot.com. Resultó ganador del Primer Lugar de poesía Interuniversitario de la Universidad Católica Cecilio Acosta con el poema El Problema; ganador del Tercer Lugar del Premio Digital de Narrativa Breve “La Torre”; ganador de una Mención honorifica por el ensayo “La Venezuela Soñada” en el Concurso Nacional “La Venezuela soñada”. Fue participante del Taller permanente de Creación Literaria de la Universidad Católica Cecilio Acosta dirigido por la poeta Ana María Barrios y del Taller de Poesía Documental dictado por la poeta Jacqueline Goldberg.