Archivo de la categoría: Noticias

Programación del 7mo Festival de Poesía de Maracaibo

7mo Festival de Poesía de Maracaibo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Domingo, 8 de julio de 2018

11:00 a.m. Iglesia Santa Ana de Maracaibo. Av. El Milagro.
Inauguración del 7mo Festival de Poesía de Maracaibo.
– Palabras de bienvenida a cargo de Luis Perozo Cervantes, presidente de la Asociación Civil Movimiento Poético de Maracaibo.
– Discurso de instalación a cargo del poeta Víctor Vielma Molina.

11:40 a.m. Iglesia Santa Ana de Maracaibo. Av. El Milagro.
Lectura inaugural con los poetas:
– Emérita Mercado
– María Cristina Solaeche Galera
– Tibaldo Borjas
– Adelfa Geovanny

3:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Café con los poetas (Conversaciones sobre poesía) para tomar el tema: POESÍA Y SUICIDIO con los ponentes: Jesús Ángel Semprún Parra, Edoardo de Armas y Solange Rincón

4:30 p.m. Librería Puerto de Libros
Segundo Slam Poético de Maracaibo
con los poetas slam:
– Tibaldo Borjas
– Diego Abreu
– Esteban Arenas
– Reinibeth Barrios
– Israel Baptista Vera
– Nailyn Anzola Soto
– Milagro Catherine

6:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Presentación del Libro PACTO Y OTROS POEMAS de Emérita Mercado, poeta ganadora del primer slam.

Jueves, 12 de julio de 2018

4:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Primera sesión de Taller de Iniciación al Asunto Poético dictado por el poeta Luis Perozo Cervantes.

7:00 p.m. Candy’s Bar
Presentación del proyecto Letras Virtuales de Eduardo D’Attellis

Viernes, 13 de julio de 2018

4:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Presentación de la edición bilingüe de Political Manifestation del poeta Luis Perozo Cervantes.

5:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Presentación del libros “Rota”, “Niño de mis ojos” y “Descarnada” de la serie CARTAS DEL SER de la autoría de Carlos Paúl Colina Chacín.

6:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Presentación del poemario “Tallado de sombras” del poeta Víctor Vielma Molina

Sábado, 14 de julio de 2018

9:00 a.m. Sede del Postgrado de la UNERMB
Conferencia: “Ida Gramcko” impartida por María Cristina Solaeche Galera en el marco de la Peña Literaria César David Rincón.

3:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Presentación del libro “Poetología 2” de Carlos Ildemar Pérez con palabras de Ileana Arteaga y Rafael Marín

4:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Presentación del poemario “Hoy le hablo a tu ausencia” de Nicauly Morales con la participación del Grupo Bitácora de Fuego.

5:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Lectura poética con la participación de:
– Gerardo Villalobos
– Ileana Arteaga
– Rafael Marín
– Carlos Ildemar Pérez
– Alicia Montero
– Nazarus Iriarte
– Eduardo D’Attellis
– Eudes Alexander Moncada Colmenares

Domingo, 15 de julio de 2018

9:00 a.m. Librería Puerto de Libros
Desayuno con los poetas (Conversaciones sobre libros) para comernos los libros: No hay necesidad de mí en los infiernos, Piélago y Tallado de Sombra de Víctor Vielma Molina

11:00 a.m. Librería Puerto de Libros
Lectura de Jóvenes Poetas con la participación de:
– Diego Abreu
– Freddy Yance
– Elizabeth Ávila
– Reinibeth Barrios
– Diego Montiel
– Ángel Der Todd
– Reinaldo Fernández
– Angélica Guevara Alcalá
– Javier Castellanos
– Paola Valencia Villalobos

2:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Lectura poética con la participación de:
– Israel Baptista Vera
– Nailyn Anzola Soto
– Jose Antonio Wihelm Alvarado
– Marlyn Morillo Montiel
– Alejandro Díaz Valero

3:00 p.m. Librería Puerto de Libros
“En un lugar no identificado” homenaje a César Dávila de Andrade por parte de Ángel Der Todd

3:30 p.m. Librería Puerto de Libros
Presentación del poemario “Cenizas del fogón” de Natali Vásquez Pérez

4:30 p.m. Librería Puerto de Libros
Lectura Sinfónica con los poetas:
– Néstor González
– Emérita Mercado
– Emilia Manzano
– Victor Vielma Molina
– Nataly Vásquez
– Albo Aguasola
– Solange Rincón.
– Enmanuel III Colmenares Arandia
– Dario Romero
Con la participación musical de:
– Leonardo Ortega (Guitarra rítmica)
– Kender Larrazábal (Guitarra líder)
– Santiago Villalobos (Percusión)
– Andrés Villalobos (Cuatro)

6:00 p.m. Librería Puerto de Libros
Primera sesión de Stand Up Puerto de Libros con la presentación de LUZ LABAT y su número “El cuento del perro”.

¿Quiénes somos? – Movimiento Poético de Maracaibo

Nuestra Historia


No habíase visto antes tan aventura en estas tierras. Desde que los versos del joven Juan de Castellanos inmortalizara su nombre en la crónicas de indias —primera referencia literaria de este lugar del mundo—, no habíase visto más alargada andancia en nombre de la poesía que la sostienen los hombres y mujeres que dan vida al Movimiento Poético de Maracaibo.
Desde el año 2011, llevamos a las calles de una ciudad de nombre único el mundo, una versión de la poesía que haga más habitable el trópico y sus desenfrenos. La primera definición importante: celebrar anualmente un Festival de Poesía, sin epítetos, solo ubicación: Maracaibo. En septiembre de 2012 se realizó la primera edición del Festival de Poesía de Maracaibo, que tuvo como invitado especial al gran poeta venezolano Rafael Cadenas. En consecuencia ha rendido homenajes a los poetas: Rafael Arraíz Lucca, Julio Jimenez, Yolanda Pantin, Santos López, Armando Rojas Guardia, Alfredo Chacón, José Antonio Castro, Enrique León, Mercedes Bermúdez de Belloso, Juan Liscano, Tito Núñez Silva, Víctor Fuenmayor Ruiz, Lilia Boscán de Lombardi, Enrique Romero y Carlos Ildemar Pérez; en las cinco ediciones del Festival que han visto luz desde su inicio. En 2018, pretendemos homenajear a Néstor Leal, Adelfa Geovanny Rodríguez y Josefina Urdaneta tres venezolanos de alta estima para los lectores del país.
Es difícil describir las verdaderas funciones del un Movimiento Poético, ya que no es solo organizar un evento anual, sino hacer del año entero un muy largo festival. Más cien actividades al año son evidencia clara de esta aspiración. Son 86 personas, de edades muy diversas, quienes se acercan a diario a diferentes lugares de la ciudad en nombre del Movimiento Poético de Maracaibo. Hacemos de la poesía un asunto religioso. Afrontan los silencios que impone una dictadura hambreadora como la que vive nuestro país, se sobreponen a la tasa de muertes violentas más altas del mundo, dejan el miedo en casa y salen solo con los versos bravos del amor a la palabra creadora.
Hacer y decir funcionan en el mismo nivel cuando del Movimiento Poético de Maracaibo se trata. Vamos siendo soleados —característica de nuestra ciudad— y solares, frente a la cuenca de agua dulce más grande de sur América, y con esta propicia energía del Caribe nos conformamos en una unidad que defiende la acción poética en el país. Editamos —mientras pudimos— más de sesenta y cinco libros, de autores nacionales e internacionales —De Sevilla uno, Vito Domínguez Calvo, excelente poeta— y llegamos a los hogares a través de un programa radial: Gente de Palabra.
Vamos a puerto todo el tiempo —la nuestra fue y es aún, una ciudad portuaria. Se embarcan en Maracaibo miles de barriles de petróleo— suponiendo que el hacer de la sonrisa es una forma de esperanza. En 2017 convocamos las voluntades de nuestros amigos dentro y fuera de Maracaibo, lo conminamos a unirse, a ser parte de este moverse por la poesía. Para ello hay una opción de registro en nuestra página web http://www.movimientopoetico.org.ve
El porqué de un movimiento y un grupo es más fácil de explicar y más difícil de cumplir: nuestros países latinoamericanos necesitan instituciones, formas de ser y hacer que sostengan ideas a pesar de las tormentas, que respeten la norma del servicio, que ayuden desinteresadamente. Un grupo literario siempre puede hacer y mucho hacen, pero sus búsquedas se limitan a los deseos de un sus miembros. El movimiento poético de Maracaibo parte un principio constitucional venezolano: la asamblea de ciudadanos. Quienes reunidos en asamblea de ciudadanos decidan en nombre de colectivo ejercen la soberanía. Queremos ser facilitadores para todos los lectores de poesía y creadores del mundo quieran apoyar a Maracaibo en tu actuar poético, puedan ser coparticipes de la soberanía, que reside en el pueblo.
Además, defendemos un postulado para teoría literaria del siglo XXI —ojalá de los demás siglos también— que llamamos Provincianismo Cósmico, a través del cual sostenemos que la poesía puede ser sustentada por lo diáfano del terruño del alma. Para entenderlo mejor, es hacer de un manifiesto:

El provincianismo cósmico
comienza muy por dentro: en la lengua
va naciendo siempre
como Dios

se va haciendo en sí mismo
el mundo de los infinitos lugares
posibilidades nostálgicas

en contra del olvido
en contra de lo seco
está para el arder
de lo probadamente nuestro

aldaba de lo corazonado

no romper con palabras el pasado
con eternas palabras para que sean profundidades

muy por dentro en el fondo inalcanzable
lo que siempre nos recuerda el patio

__________________
Somos frágiles porque somos poetas y lectores. Nos entregamos a una sociedad que es hostil a nuestra manera de ver el mundo. Sufrimos tiempos donde lo solo la resistencia nos hará mérito para vivir. Pero no estamos solos, en cada ciudad del mundo parece haber gente como nosotros. Hagamos pequeñas las distancias al conocer nuestros esfuerzos. Están las puertas abiertas de nuestra ciudad y nuestro festival de poesía para todos ustedes.

Luis Perozo Cervantes
(Presidente – Fundador)

 

Quienes somos


La Asociación Civil “Movimiento Poético de Maracaibo” es una organización de ciudadanos venezolanos dispuestos a colaborar en la planificación, organización y disfrute de las actividades poéticas en la Ciudad de Maracaibo, como epícentro cultural para el cambio de la ciudadanía. Nace del principio constitucional de la asamblea de ciudadanos y pretende agrupar horizontalmente a la mayor cantidad posible de ciudadanos interesados en la lectura literaria y la poesía, para marcar políticas de transformación cultural a partir de los intereses reales de los lectores, dándole la vuelta a las perversiones del estado y sistema.

Es la organización encargada de desarrollar el Festival de Poesía de Maracaibo, la Semana Zuliana de la Narrativa, la Feria Itinerante del Libro de Maracaibo, el Simposio “Luis Guillermo Hernández” de Pensamiento Literario Venezolano, el Slam Poético de Maracaibo; desarrolla la activiades de la Escuela de Escritura “César David Rincón”; además de contar su brazo editorial Ediciones del Movimiento.

 

Junta Directiva


Periodo 2013-2016

Luis Perozo Cervantes. Presidente.
Jesús Ángel Semprún Parra. Tesorero.
Antonio Piñero. Director
Héctor Pirela Zambrano. Director
Vanessa Pérez Moreno. Secetaria.

 

 

En la inmensa noche del ciberespacio. Sobre “Lo que calla la noche”, de Georgina Ramírez

PORTADA LO QUE CALLA LA NOCHE - PORTADA Y CONTRAPORTADA
La tecnología nos ha alcanzado. Era inevitable. En estos últimos años no hay poeta que logre escapar a ella. Incluso quien aún no sienta que ha sido reconocido como tal. No obstante, este reconocimiento solo es parte del juego: el momento en que (en este caso) das “click” y envías al ciberespacio el puñado de palabras, de caracteres, de bytes, es único. Ese es el momento en que te conviertes en creador, vale decir: en poeta. Lo demás, es interacción social. La fiesta de la superficialidad. Después del “click”, decía, quedará amonedado, en las “páginas” etéreas de la internet, el poema. Y, técnicamente hablando, al someterlo a la vista del público (en el caso, de los internautas), ya has logrado publicar. En estos días, insisto, todos podemos publicar.
Pienso, muy personalmente y sin más base argumentativa que  mis propias convicciones, que ambas publicaciones (en papel y en bytes) son de distintas naturalezas. Una no suple a la otra. Ambas se mueven en esferas distintas y el rol de ambas es, así, diverso. Los receptores son distintos, también, aunque yo           –lector de libros– de vez en cuando ejerza de uno de mis otros yoes –el internauta–.
¿Qué ocurre entonces? Que el peso de la tradición de la imprenta es enorme. Podemos leer un libro en nuestro lector de e-books pero sabemos que no es lo mismo que leerlo en el objeto que impusiera Gutenberg en sus días. Un objeto cultura con una tradición y una presencia indiscutible. Hay, sí, lectores naturales de las redes: los chicos que desde la tierna edad de los 3 o 4 años están interactuando con la cibernética. Mis alumnos en la universidad (hablemos de los de Comunicación Social, por ejemplo) no soportan la profundidad de lectura que te ofrece un libro (con todas las de la ley). Nacieron o se formaron con la fugaz información de la web (fugaz porque puede ser modificada o puede desaparecer, literalmente, del espacio). Así, se forman como “periodistas” de tuits, de titulares, de información que no precise ser verificada (por lo menos en lo inmediato). Entonces, de la ruta fácil para publicar del blog, la página web o el tuit, el poeta, ser más complejo y profundo, desea saltar al libro. Es decir, desea ser poeta.
            Me encantaría seguir pensando sobre este asunto, del que converso cada semestre con mis jóvenes estudiantes (los bien llamados nativos digitales) que, hacen un alto en su vertiginosa vida, para atender con misericordia a este viejo inmigrante digital, lento como él solo, incapaz de comprender que en la velocidad está el futuro (aunque no lo veamos). Sin embargo esta breve divagación fue necesaria para introducir mis palabras de presentación del libro Lo que calla la noche (2015), de Georgina Ramírez, nacida de la imprenta del Movimiento Poético de Maracaibo. ¿Por qué? Cualquiera que dé una rápida (h)ojeada al mismo, percibirá de inmediato que se trata de una colección de tuits, oficio a la que es tan dada la poetisa.
Antes, debemos saber un poco quién es Georgina y qué vinculación ha tenido con este mundo de la poesía… Proveniente de los amorfos años 70 (una década que debía superarla imponente personalidad de los anteriores 60), aterriza en Caracas. Licenciada en Trabajo Social, especialista en Dinámica de Grupo. Creadora y directora de la A.C. LA PARADA POÉTICA. Co editora de la antología poética El Ojo Errante y de la también muestra antológica La Mujer Rota. Es autora de Piel de Durazno (plaquette de poesía), publicada por El pez soluble. Tres poemas suyos han sido publicados recientemente en 102 poetas. Jamming, de Oscar Todtmann Editores, actividad en donde participa activamente desde su creación. Su poesía, hasta el momento, se enclaustraba en unos poemas d mediana a corta extensión, en donde se detiene en la palabra para cincelarla y hacerla permanecer. La búsqueda empecinada en la ausencia, parece definir su temática de índole claramente erótica. El cuerpo de la hablante, despojado, vacío, es espacio para la lucha eterna entre el yo y otro que se diluye en la página.
La contención en el decir y el dar con la palabra exacta, es cosas de maestros. Lo sencillo es la palabra fácil, a flor de labios, inmediata, con o sin urgencias. Los maestros del pensamiento oriental lo sabían. Los budistas lo practican, aunque no siempre con éxito. Los artistas del haiku la ejercían. Reprimir la palabra para soltar el enigma o, al menos, la frase exacta, es tarea ardua pero, si se alcanza, el resultado suele ser feliz aunque sea doloroso.
La era de los 140 caracteres obliga a esto. Cuando redactamos un tuit, las más de las veces debemos revisarlo pues hemos excedido el margen permitido. Cambiamos vocablos, repensamos la idea, ajustamos términos, perseguimos obsesivamente la economía en el lenguaje. Y cuando el tuit se acerca la lírica, a la poesía. necesariamente va a compartir las virtudes de sus ancestros japoneses. La imagen cobra especial importancia sobre el decir. La imagen hecha con palabras. Porque en Instagram, por ejemplo, el collage, el video y otros efectos visuales con intención artística, se combinan con la palabra para lograr el placer estético. Antes, los foto poemas ya se habían puesto de moda y los concursos de estos requerían del envío del “texto/imagen”, a través de un MMS. En fin, la tecnología se había convertido en medio y razón de existir del objeto poético.
La llamada “poesía digital” o “e-poetry” exigía del medio digital. El papel era un medio ajeno. Mas quedaba, entonces, como decíamos al comienzo, la añoranza por este, por la “moda” y la tradición “gutenberiana”.  Acá en esta ciudad, surrealista por naturaleza, Maracaibo, en el 2013 el joven poeta Miguel Ángel Hernández obtuvo el IV Concurso Nacional de Poesía con ¡Oh, loren ipsum!, un libro que precisaba del medio digital. No obstante, la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, optó por la tradición del papel. Hay un miedo terrible a lanzarse al vacío del ciberespacio, mas en esta sociedad venezolana decimonónica, como la que estamos viviendo. En todo caso la edición ha debido venir acompañada de un cd de datos que contuviera, además, la edición digital. No es lo mismo, definitivamente, entrar en el juego de navegación que propone la obra original que la simple (aunque también gustosa) lectura en libro de papel.
En España, hace tiempo los autores más seguidos han llevado del blog al papel sus columnas, relatos y/o poemas. Lo hemos visto con Pérez Reverte, el desaparecido Saramago, y tantos más. Algo así, según mi criterio, ocurre con este libro de Georgina. De su cuenta twitter saltan los caracteres al papel. La tarea no era para nada fácil. Porque la soledad del tuit viene acompañada del momento de la creación y la publicación. Viene inserta en medio de otros tuits completamente ajenos, en función e intención. Y la recopilación y reorganización, por tanto, ha debido ser trabajosa. A veces se incurre, prácticamente sin querer, en la repetición de palabras de hondo significado, mas la lectura obligada invita al lector a aspirar profundamente entre texto y texto, a oler un poco de café en polvo para “olvidar” el aroma del poema precedente antes de abordar la nueva lectura. De no ser así, se perderá el efecto de esta nueva propuesta.

No importa que tan azul
esté el cielo
cuando los ojos insisten
en la sombra

            Luz y sombra. Color y ausencia de este. Porque solo se habla de la noche ciberespacial. Brasa, fuego, día, luz, color, ángel, cuerpo (por una parte); ceniza, sombra, oscuridad, noche, invisibilidad, demonio, cielo (de otro lado), constituirán los dos grandes campos semánticos de estos textos. Y en medio la almohada. Hollada, el espacio vacío, el deseo.
            La distancia que separa la red de Georgina, es apenas una frontera difuminada. El papel luce como tabla de salvación, aunque hace ya muchos sueños que ha sido una poeta publicada. En otro medio, con otras reglas. La Colección Volante, de las Ediciones del Movimiento poético de Maracaibo permite el salto al papel. Trae este libro para que los lectores desprevenidos de la internet, que hayamos perdido la oportunidad de leer en su momento los poemas de Georgina, tengamos ahora el placer de acercarnos a estos una y otra vez, a nuestro antojo.
            La memoria persiste en la profunda noche de la arcana cibernética. La antigua ciencia se transforma en realidad. El demonio se torna ángel, solo para volver a hundirse en las entrañas del sacrificio. Estemos atentos, pues si  no visitamos a los muertos, estos se levantan, hincan sus dientes en nuestra carne y logran así vengarse de los tiempos. Saludamos esta publicación de Georgina Ramírez y auguramos nuevos vientos  que impulsen la palabra de siempre.
Miguel Marcotrigiano L.
Maracaibo, febrero de 2015
mercado
ó